Besalú

LOS RESTOS DEL PASADO MEDIEVAL LO HAN CONVERTIDO EN UN DE LOS PRINCIPALES CENTROS DE TURISMO CULTURAL.

Piedra noble: La importancia monumental de Besalú, que lo ha convertido en un centro turístico de primera magnitud, viene dada fundamentalmente por su valor de conjunto, por su unidad, que la determina como una de las muestras de más categoría de los conjuntos medievales catalanes. La herencia medieval y judía se transmite en cada uno de las calles del casco antiguo y es su principal argumento para atraer turistas con inquietudes culturales.

Aparte de su lugar preponderante en el circuito de turismo judaico de Catalunya, la importancia histórica de Besalú va mucho más lejos y se sitúa en los mismos orígenes de la nación catalana. Besalú es la capital histórica de la comarca de la Garrotxa.

Aunque el pueblo conserva vestigios de la presencia de los iberos y de los romanos, la fecha clave de su historia es l’año 894, en qué se convierte en un condado independiente y con dinastía propia, un condado que se extendía desde el Empordà hasta el Ripollès y llegaba hasta las puertas de Girona, y que tuvo durante muchos años un obispado propio, signo inequívoco de su importancia. Durante el año 1111, y debido a una serie de combinaciones sucesorias, perdió la independencia y quedó anexionado al condado de Barcelona. De todo este pasado glorioso, quedan numerosos vestigios en el interior de una muralla del siglo XIV, de la cual se conservan pequeños fragmentos. La configuración urbanística de este conjunto continúa fiel a la original y permite al visitante, con un poco de imaginación e información, recrearse en épocas pasadas.

El puente: El elemento más característico y más conocido en todo el mundo es el puente medieval, con las siete arcadas desiguales y una puerta en medio. En la parte más próxima al puente hay una serie de calles estrechas y tortuosas que corresponden a la antigua judería. Aquí, el visitante encontrará el “Miqwé”, unos baños de purificación únicos en la península Ibérica y los terceros descubiertos en Europa, testigos de la importancia de la comunidad judía de Besalú y un foco de atracción para todos los judíos del mundo.

La calle que proviene del puente desemboca en la plaza de la Libertad, con porches construidos en el siglo XVI, centro de la vida medieval y de la actual. Entre los edificios destacan la actual casa consistorial, del siglo XVII, y l’antiguo palacio de la Cúria. Alrededor de la plaza están las calles Portalet y Tallaferro, que además de ofrecer magníficas vistas del río y el puente medieval, son las que mejor conservan el ambiente de la época de los condes.

Sant Pere: Muy amplia y espaciosa, construida sobre el antiguo cementerio del monasterio, una edificación documentada en el año 997, de la cual tan sólo se conserva l’iglesia del siglo XII, que es el ejemplar románico más destacado de todas las construcciones religiosas de Besalú, de las cuales merece la pena visitar también la pequeña capilla de Sant Jaume, en la misma plaza, y la iglesia de Sant Vicenç, del siglo XII, que conserva elementos góticos y la “Vera Creu”, cedida por Cambó. Acabaremos el recorrido en un cerro próximo a la villa coronado por la colegiata de Santa Maria, con la nave central en ruinas y una magnífica vista del puente.

 

 

Municipio
AYUNTAMIENTO: Plaza de la Libertad, 1.
Tel. 972 59 02 25. Fax 972 59 04 11


Servicios
CENTRO DE ASISTENCIA PRIMARIA: 972 59 00 32


Ferias y Fiestas
Fiesta de Sant Vicenç 3r domingo de Enero
Aplec de la Sardana 20 de abril
Procesión de los Dolores viernes antes de Ramos
Feria de Comerciantes y Brocanteros Viernes Santo
Besalú Medieval 30 y 31 de agosto
Fiesta Mayor de Sant Prim
y Sant Felicià 3r fin de semana de septiembre
Feria de la Ratafia 30 de noviembre

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí